viernes, 9 de noviembre de 2007

Sanitat


Un tema que toma cuerpo.

No casualmente, el gigante Google puso foco en esa problemática en su simple y eficaz presentación durante la conferencia Web 2.0 Summit realizada hace unos días en San Francisco, Estados Unidos. Una sencilla y contundente propuesta sirvió de disparador: armar una base de datos, personal y online con las historias clínicas de los usuarios, accesible para cada uno de ellos.

Una sencilla propuesta sirvió de disparador: armar una base de datos, personal y online con las historias clínicas de los usuarios, accesible por todos

¿Por qué debe quedar en manos de uno o varios médicos o clínicas, en un sistema demostrado ineficiente, algo tan valioso para un ciudadano, que puede necesitarlo en cualquier momento, en una urgencia, como su historia clínica, se preguntaba públicamente Marissa Mayer, VP de Experiencia Usuario y responsable del flamante proyecto Google Health. Aunque se encargó de remarcar que "Google no es un doctor", sostuvo que la iniciativa está respaldada en la cantidad de gente que recurre al buscador tras información sobre síntomas, enfermedades, y hasta diagnósticos de cuadros clínicos.

La salud de nuestra búsqueda. Mayer explicó: "Hay una gran demanda sobre este tema y queremos llenarla. Estamos avanzando en depurar las búsquedas, en mejorarlas, para indexar subcategorías de salud y orientarlas, organizarlas por pertinencia, por validez científica. Y, especialmente después del huracán Katrina, también para ofrecer mapas con información más detallada sobre emergencias, y un directorio de médicos y centros de salud".

Antes de ese costado solidario, humanitario y atento a sus "clientes", fue la propia gerente la que puso un poco de humor al asunto mostrando un top ten sobre las verdaderas consultas para las que ni el mejor motor de búsqueda tiene respuestas: viagra y caída del cabello, encabezan las búsquedas de los hombres; los límites de la virilidad masculina, las de ellas.

Algo quedó claro ante las sorpresa de los mil asistentes que la escuchaban atentos: parece que la compañía no está dispuesta a defraudar a aquellos que realmente creen que Google tiene respuestas para todos los problemas… "Recién estamos comenzando", insinuó Mayer.